Este alemán es uno de los fotógrafos de deportes con más talento en su país y consigue meter todas sus pasiones en el Cliff: la fotografía, el deporte, los viajes y su hija pequeña Vida.
To the interview

La primera pregunta para ti como fotógrafo, Martin: ¿Qué lugar de nuestro mundo es particularmente fotogénico?

MARTIN Eso es muy difícil de decir. Lugares fantásticos los hay en todas partes, gracias a Dios. Y, por supuesto, siempre es una cuestión de perspectiva. Ciudad del Cabo es increíblemente fotogénica con su mezcla de montaña y mar. En Noruega, quieres capturar el paisaje salvaje en cada esquina. Sin embargo, a mí, por ejemplo, en Etiopía, me llamó la atención el carisma de la gente. Tal vez, simplemente, porque para mí era un mundo nuevo. Y en paisajes, debo decir, nuestros Alpes en todas sus variaciones son simplemente sensacionales.

1  / 2

¿Cómo conduce un fotógrafo? ¿Tienes tus ojos puestos en la carretera u observas más tu alrededor?

MARTIN Depende. Si estoy buscando localizaciones para las sesiones de fotos, conduzco de manera muy tranquila, miro a la derecha y a la izquierda y paro muy a menudo. Si voy en plan privado, menos. Pero puedo parar y dar media vuelta porque pienso: si no me quedo con esto, es una pena.

¿Qué es un “Location Check”?

MARTIN Cuando no conozco el lugar, viajo con uno o dos días de antelación. Busco los lugares más bonitos y miro cuándo y dónde está la luz perfecta. La luz solar es muy importante para captar bien las emociones y el estado de ánimo. Os dais cuenta: Sunlight es importante – tiene doble sentido.

¿Pasas mucho tiempo fuera de casa?

MARTIN Correcto, empieza con la salida del sol y acaba con la puesta del sol. Por eso, ir en Camper es ideal para mí. De entrada, ya me ahorro el desplazamiento al lugar de la sesión, aparco con mi Cliff directamente allí. Y si la luz no acompaña – y estoy cansado – hago una siesta, que no puede durar más de 13 minutos, si no estoy cansado todo el día.

¿Qué más aprecias del Cliff?

MARTIN Puedo cargar sin problemas mi equipamiento al completo, aparcar directamente en la localización de la sesión y tampoco tengo que preguntarme donde está el próximo restaurante. Me encanta cocinar. Y lo que además me gusta del Cliff es que es extremadamente abierto, muy comunicativo de alguna manera. No parece que estés encerrado. Me gusta tener las puertas abiertas cuando cocino. O las traseras por la noche, que te dan la sensación de tener un dormitorio abierto.

¿Qué música escuchas?

MARTIN Un poco de todo. Pero la canción “Vida” de Max Herre la escucho siempre que puedo.

¿Por qué…?

MARTIN En la canción, Max Herre canta sobre su hija. Mi novia y yo siempre habíamos dicho: el día que tengamos una niña la llamaremos Vida. Amamos esta canción, hemos estado muchas veces en España y la palabra “Vida” expresa todo.

1  / 2

¿Tenéis una hija que se llama Vida?

MARTIN Exacto. Y ya se sabía la canción de memoria, antes incluso de nacer.

Entonces, ¿ahora viajar con la Camper es diferente para ti?

MARTIN Profesionalmente no, en la vida privada por supuesto que sí. De todas formas, Vida se encuentra muy cómoda en el Cliff. En lo que al equipaje se refiere: si estoy de producción, llevo todos los utensilios que necesito. Cuando hago un viaje privado, de hecho, me limito a llevar mi Leica y disfruto de la simplicidad. Y evidentemente saco los ocho, nueve objetivos y me llevo pañales, la tabla de Sup y bicicletas.